"Más de 57 años creciendo
y ayudando a crecer."
  • Parroquia
  • Parroquia
  • Parroquia
  • Parroquia
  • Parroquia

PARROQUIA

Presione aquí para más info

SACRAMENTOS

Para información acerca de los Sacramentos de Bautismo, Matrimonio y Unción de los enfermos, como también bendiciones comunicarse con la secretaría parroquial (lunes a viernes de 16 a 20 hs).

Para información acerca de Catequesis de Primera Comunión o Confirmación (de niños o adultos) comunicarse con Secretaría de Catequesis: 4513-6740/2 (lunes a viernes de 8 a 13 y de 15 a 19 hs).


ATENCION SACERDOTAL

Para atención sacerdotal: por favor comunicarse con la secretaría parroquial.


DIÁCONOS PERMANENTES

Atención de diáconos, directamente comunicarse con la secretaría parroquial para convenir día y horario.


HORARIOS DE MISA DE MARZO A NOVIEMBRE

  • Sábados a las 19:00 hs.
  • Domingos: A las 11:00 y 19:00 hs.
  • Lunes a viernes (excepto jueves): 19:00 hs.
  • Jueves: Celebración de la Palabra con distribución de la Eucaristía: 19:00 hs.


HORARIOS DE MISA DE DICIEMBRE A FEBRERO

  • Sábados a las 19:30 hs.
  • Domingos: A las 11:00 y 20:00 hs.
  • Lunes a viernes (excepto jueves): 19:30 hs.
  • Jueves: Celebración de la Palabra con distribución de la Eucaristía: 19:30 hs.


SACRAMENTO DE LA RECONCILIACIÓN (CONFESIONES)

El sacerdote confiesa durante la media hora anterior a las Misas, para otros horarios comunicarse con la secretaría parroquial. (excepción los días jueves)


REZO DEL ROSARIO ILUMINADO - Virgen de Schoenstatt

Día 18 de cada mes a las 17:00 hs. Si cae en fin de semana se posterga al día lunes siguiente.


ADORACIóN A JESúS SACRAMENTADO

Al finalizar el Rosario Iluminado y el Rosario a Nuestra Sra. de la Ternura.


REZO DEL SANTO ROSARIO A Nuestra Sra. del Cielo

Todos los miércoles a las 17:00 hs.


PERSEVERANCIA PARA NIñOS DE 7 A 11 AñOS

Los sábados de 15:00 a 18:00 hs.


REZO DEL ROSARIO A LA VIRGEN DE LA TERNURA CON LA GUÍA EL GRUPO MARANATHA

Primeros viernes de cada mes a las 18.00 hs.


BANCO MEDICAMENTOS

Lunes y viernes de 10:00 a 12:00 hs. / 4513-6735.


CáRITAS

Martes y jueves de 16:00 a 18:00 hs / 4513-6735.


LIBRERíA Y SANTERíA PARROQUIAL

Lunes a viernes de 16 a 20, sábados y domingos desde media hora antes y hasta la salida de Misa. Atención a los alumnos del Colegio viernes de 9.30 a 12.


TALLERES BíBLICOS

Inscripción en el mes de marzo en secretaría de Catequesis.


CLUB DE LA AMISTAD DE LA TERCERA EDAD

Martes de 16:00 a 18:00 hs.


MAC - MUJERES DE ACCIÓN CATÓLICA

Consultar en secretaría de Catequesis.


ACÓLITOS SAN JOSÉ

Para niños y niñas de entre 8 y 13 años, viernes de 17 a 18hs. en el templo.

FIESTAS PATRONALES

Agosto de 2017


FIESTAS PATRONALES

ANIVERSARIO de la Diócesis

Junio de 2017

Les acercamos un video del Aniversario de la Diócesis.


Ver video

Peregrinación

Mayo de 2017

Peregrinación al Santuario de Shoenstatt el sábado 6 de mayo a las 13:30hs.


Peregrinación

Feria Artesanal de Navidad

Noviembre de 2016

Vení a la Feria de Navidad el sábado 3 de diciembre de 2016 de 15 a 21hs en Ugarte 2367, Olivos.


Feria Artesanal de Navidad

Tarde de Juegos Familiares 2016

Octubre de 2016

El sábado 5 de noviembre de 18 a 22hs. se realizará la Tarde de Juegos Familiares 2016.

Un encuentro para disfrutar en comunidad, para todas las edades, los esperamos!


Tarde de Juegos Familiares 2016

FERIA DE ARTESANOS

Octubre de 2016

Feria Artesanal de la Parroquia Asunción de la Virgen Navidad 2016.

Reservá tu puesto, confirma tu espacio y asegurá tu participación en la Feria de Navidad contactándote al 4513-6735 o vía mail a catequesisasuncion@yahoo.com.ar.


FERIA DE ARTESANOS

Celebramos en comunidad la Fiesta de la Asunción de la Virgen

Agosto de 2016

Les acercamos algunas imágenes de las celebraciones de la Fiesta de la Asunción de la Virgen

Celebramos en comunidad la Fiesta de la Asunción de la Virgen Celebramos en comunidad la Fiesta de la Asunción de la Virgen Celebramos en comunidad la Fiesta de la Asunción de la Virgen Celebramos en comunidad la Fiesta de la Asunción de la Virgen Celebramos en comunidad la Fiesta de la Asunción de la Virgen Celebramos en comunidad la Fiesta de la Asunción de la Virgen

NOCHE DE GENIOS

A beneficio del Grupo Misionero San Francisco de Asís de nuestra Parroquia.

Los misioneros te invitamos a que vengas a demostrar todo lo que sabes. Te esperamos el SÁBADO 25 DE JUNIO A Las 20.00 en ENTRE RÍOS 2370


Noche de Genios a beneficio del Grupo Misionero San Francisco de Asís de nuestra Parroquia

Campaña solidaria de alimentos

Campaña solidaria de alimentos

Campaña de Alimentos 2015

Junio de 2015

Queridas familias:

Queremos contarles que la parroquia está organizando una CAMPAÑA SOLIDARIA en las manzanas de nuestro barrio, los sábado 20 y 27 de junio.
Como colegio nos sumaremos a esta iniciativa organizando una colecta de alimentosdesde el lunes 22 hasta el viernes 26 de junio

Les acercamos la información acerca de esta Campaña Solidaria.

Ver/Descargar información >>

Nota de Cáritas

Junio de 2015

Al Colegio Parroquial La Asunción de la Virgen:

Queremos agradecer a los padres, los alumnos, los docentes y preceptores que colaboraron con nuestra Colecta Anual. El total de lo recaudado fue de $ 7.100.-.
Gracias en nombre de quienes se verán beneficiados, nuestros hermanos en situación de pobreza.
Un cordial abrazo,

Equipo de Cáritas Parroquial


Despedimos al PADRE JORGE

"Hasta tanto volvamos a encontrarnos Dios te guarde en la palma de su mano"

>> Descargar hoja parroquial dedicada al Padre Jorge

Despedimos al PADRE JORGE compartiendo la Homilía de Monseñor Miguel Angel D'Annibale en la misa de exequias

Despedimos al PADRE JORGE

Acabamos de escuchar la entrega de Jesús y su muerte en la cruz. En ese clima del amor del Señor estamos celebrando y acompañando la muerte del Padre Jorge. Por eso nos llena de esperanza este amor y esperanza en la cual vivimos todos los días y seguimos entregándonos. Por eso también con mucho cariño en esta celebración de una muerte podemos ver el cirio pascual que se sigue prendiendo entre nosotros. Siempre recordamos cosas. No si se dieron cuenta, la hermana Natalia cuando nos estábamos revistiendo me pidió ya que soy alto poder encender el cirio pascual, y yo fui y prendí el cirio pascual. Eso me remontó a mi infancia, yo era muy chico y también hacia esto, y con el Padre Jorge lo hice un montón de veces. él me mandaba a prender el cirio pascual. Evidentemente siempre hay cosas que a uno lo van a llevar a esos momentos en los cuales desde él fui aprendiendo el camino que tiene que ver con la celebración de nuestra fe.

Por eso quizá cada uno de nosotros tiene muchas historias, muchos momentos que vivimos. Miro todos los rostros de los que estamos aquí y realmente podemos reconocer muchas historias con el querido Padre Jorge.

Lo primero que me viene al corazón y para compartir es que estamos despidiendo al PADRE JORGE. Siempre ha sido el PADRE Jorge. Este nombre de Padre tiene mucho para cada uno de nosotros, muy especialmente para mí, que gracias a Dios tengo a mi papá y a mi mamá, que están aquí, pero esta partida del Padre Jorge que es mi padre espiritual, que me acompañó durante tantos y tantos años de mi vida es especial. Fue al primero que le dije con mucho temor que yo sentía algo por el sacerdocio, que sentía una vocación. Fue una tarde en Asunción de la Virgen, lo recuerdo bien y yo empecé a balbucear delante de él lo que hoy es una realidad en mi vida.
Cada uno podrá ir encontrando cosas en su corazón, pero esto de PADRE hoy tenemos que tenerlo fuertemente presente entre nosotros. Siempre hemos escuchado Padre Jorge esto, Padre Jorge tal cosa. Siempre recordamos el orden qué tenía, su manera de llevar las cosas adelante, la parroquia ordenada, el colegio. Ir a compartir un almuerzo con él era algo que uno sabía cómo iba a hacer, cómo se iba a dar. Esas cosas que marcan la vida de Jorge y que a nosotros nos llegaron al corazón.
Yo también quería rescatar hoy, y que la imagen de él vaya iluminando nuestra vida, agradecerle a Dios que el padre Jorge haya sido un hombre de fe. Un hombre que marcó así su vida. La fe en Cristo, la fe en Dios ha marcado su vida. Recuperemos en nosotros lo que significa ser una persona creyente y vivir de la fe. Desde su infancia el padre Jorge vivió la fe, siempre contaba de su familia. También lo que significó para él la vida salesiana, donde sirvió tantos años. Su ser maestro en el Santa Isabel. Vivió la fe antes de su sacerdocio. Muchos que están aquí lo han conocido, han sido sus alumnos que después lo recibieron como sacerdote. Jorge era un hombre de fe y la fe lo acompañó hasta el final.

También recuperar y aprender de él, que fue un Pastor fiel. La fidelidad hasta el fin. Casi 90 años de vida y casi 60 años de sacerdocio. 60 años de vida sacerdotal, esto también quisiera agradecer. Al hombre de fe y al pastor fiel. Fue fiel a Dios hasta el final, hasta su entrega aquí. Incluso ya en el final cuando lo veníamos a ver aquí, aún estando más perdido, cuando rezábamos siempre alguna conexión teníamos. Por eso agradecerle también esa fidelidad, y en esa fidelidad, esa capacidad de llevar la parroquia, por lo menos la mayoría de los que estamos aquí lo conocemos de la Asunción de la Virgen. Recuerdo el día qué llego a la parroquia después del padre Jarillo. Nos dio esa imagen del hombre que contenía, nos acompañaba. Sus clarísimas prédicas, que asombraba por su capacidad docente. Tuvo capacidad de pastor, muchos años en Asunción de la Virgen que fueron muy importantes en ese tiempo que él vivió allí. Brindó su servicio también a la educación, fortalecer a los jóvenes y niños en su formación. Su trabajo en el colegio y el tiempo en el que en la Diócesis brindó su servicio en la Vicaria de la Educación. Rasgos del padre Jorge, rasgos que después siguieron cuando terminó su tiempo en Asunción de la Virgen y prestó su servicio en la comunidad de san Pío X y acompañó a esa comunidad ya como párroco emérito.
Así agradecemos estas cosas de él y le pedimos al Señor su clemencia. También conocemos los que estábamos cerca sus enojos, sus momentos en los cuales no estaba bien, algunas cosas que siempre lo ponían nervioso. La persona es así, con sus capacidades y sus cosas como todos tenemos y hoy despedimos a una persona, a un hombre, con todos sus valores y situaciones que le pedimos al Señor que tenga misericordia.
Qué nos quede a todos en el corazón esa entrega en el día a día que se vive, en lo que uno realiza y que en el padre Jorge vimos. Se nos entregó por la convicción de su vocación y por su capacidad de ser sacerdote.
El agradecimiento a la hermanitas del hogar Marín, a la comunidad del hogar Marín, lugar que lo atendieron hasta el final. Agradecimiento por haberlo recibido, por haberlo cuidado con tanto cariño y tanta fe. Esta última etapa de su vida acá merece el agradecimiento y el reconocimiento de cómo acompañar al que necesita.

Que nos quede en el corazón entonces el PADRE JORGE. Su paternidad, su fe, su fidelidad y su entrega. Nosotros también, allí donde estemos, recordemos al Padre Jorge y mantengamos la fe, mantengamos la fidelidad y vivamos conforme a lo que se nos ha mostrado como camino de vida. En el lugar donde estemos recordemos al padre Jorge y que él sea la fuerza en el corazón.

Mons Miguel Angel D’Annibale

Mensaje para la Cuaresma 2015 Mons. Ojea

Queridos hermanos, amigos,

Comenzamos la Cuaresma, este tiempo fuerte de la Iglesia, en el que el Papa Francisco a través de su Pastoral de Cuaresma, nos invita a combatir la globalización de la indiferencia. Este tema, este término mejor dicho, lo retoma del Papa Juan Pablo y del Papa Benedicto. No hay cosa más terrible que la indiferencia. La indiferencia causa más dolor que el odio y que el rechazo. La indiferencia es "no me importa, no existís, no te doy identidad". Es como una descalificación profunda del otro. Como vivir en la ignorancia del otro. Y la sociedad del bienestar, solo del bienestar, puede crear este corazón duro, este corazón de piedra. Los profetas en este tiempo nos van a despertar y nos van a sacudir, nos dice el Papa, para caer en la cuenta de que somos un cuerpo y de que debemos cambiar el corazón.

"Fortalezcan el corazón" pone el Santo Padre como lema de este tiempo. Es hacer de nuestro corazón rígido, de nuestro corazón que tiende naturalmente a que le importen solamente nuestras cosas, nuestros problemas, a que estemos bien y a no interesarnos por el prójimo. A tener un corazón sin sensibilidad. Pertenecemos a un cuerpo, somos miembros de un mismo cuerpo, "cuando un miembro sufre, todos los demás sufren con él" dice S. Pablo, "cuando un miembro es honrado, todos se alegran" todos somos honrados. Nosotros estamos hechos para un cuerpo. Y si nosotros no experimentamos lo que significa un cuerpo, y esa pertenencia, somos menos personas, nos empobrecemos, nos perdemos la realidad. La realidad también puede ser inventada, y hoy día los medios nos dan muchas posibilidades para poder apagar el canal de nuestro corazón y cerrar algunas realidades que no nos convienen o que no queremos ver. Y sin embargo ese corazón tierno, misericordioso, humano, ese corazón que va creciendo como hombre como mujer, como persona, como cristiano. Ese corazón que está llamado a ganar experiencia de vida para poder enriquecer verdaderamente a los demás. Este es el corazón que quiere Jesús. Este es el corazón convertido. Es el corazón trabajado por el ayuno, la oración y la limosna. El ayuno que nos da como un entrenamiento, como una agilidad, como una disposición para poder escuchar mejor la Palabra de Dios, y para sensibilizarnos por las obras de misericordia a los problemas de los hermanos. La oración que nos ayuda a vivir en comunión con los demás. Si yo hago oración entro en la hondura de ese cuerpo. Pido por los demás, rezo por los demás, entro en comunión. Recibo bienes espirituales, recibo la ayuda de los santos, que también interceden por nosotros. Formo parte realmente de un cuerpo y experimento esto cuando me sumerjo hondamente en la oración que me provoca la Palabra que el Señor me dice.

Finalmente las obras de misericordia, el ejercicio de la caridad que continuamente me está enseñando y me está despertando a un corazón nuevo. Quiera el Señor que en esta Cuaresma podamos fortalecer ese corazón. Podamos romper ese corazón de piedra para convertirlo en corazón de carne. Sin olvidarnos que el Señor se interesa por nosotros. Se hizo pobre por nosotros para enriquecernos con su pobreza. El Señor se encarna, se compromete con el hombre, se interesa. Por eso el cristiano tiene que vivir también el misterio de la encarnación y no puede apagar ese misterio recluyéndose en su propio bienestar, en su propia comodidad, olvidándose del bien de los hermanos. Que a esta enseñanza de este tiempo, nosotros podamos ahondarla, profundizarla, y que podamos llegar a la Pascua con un corazón verdaderamente fortalecido. Que Dios los bendiga, y que nos preparemos bien para vivir la Resurrección del Señor.

Mons. Oscar Ojea
Obispo de San Isidro

Y plantó su tienda entre nosotros...

Queridos Amigos:

Los judíos fueron, en un inicio, un pueblo nómada. Para ellos, esta expresión, plantar la tienda entre nosotros, significaba vivir con nosotros, pasar a ser uno de los nuestros...ése es el sentido de la NAVIDAD... Nuestro Dios no es un Dios lejano...es un Dios Humano.
Navidad humanizada.
¡Ay Navidad!
¡Qué lejos estás de la humanidad, de nuestra pobre humanidad!

Pero, Dios es nuestro mejor amigo; ha descendido a la tierra y está entre nosotros, ha nacido de una chica, sencilla y humilde del pueblo. Nos regala cada día las maravillas que nos rodean, es entrañable...
Nos amas tanto, que te has hecho como uno de nosotros, pequeño y sencillo, niño de Belén. Y así sigues encarnado, en esta pobre humanidad: sin entrañas de misericordia, cada día más ricos, cada día más pobres... Señor ¿qué es esto?...¿Navidad? ¿Es un sueño, una ficción?...
Míranos esta noche: Soñamos que un día, no lejano, lleno de esperanza, será siempre y cada día Navidad.

Porque todos, como buenos hermanos y hermanas, estaremos muy cerca unos de otros, nos ayudaremos, seremos solidarios, nos repartiremos el pan y todo lo que tengamos.
Habrá más justicia, paz y amor, sin retórica, con sonrisas y hechos probados de calor humano.
Seremos más "persona", más humanos, más cristianos.
Estaremos más cerca de nuestro Padre bueno del cielo y de la tierra, más cerca de nuestros hermanos y hermanas.

Junto a la cuna de Belén, pesebre, pobreza, pero también nobleza y amor sin límites. Que en tu pequeñez podamos crecer. Que en tu pobreza, podamos ser ricos. Quién en este mundo, y en esta Argentina de hoy, no quisiera más paz, y menos violencia?
Si todos pusiéramos "algo"... en tus manos de niño, cuántos tendrían una casa digna.... Un trabajo estable....una escuela que transmita valores junto a conocimientos....un hospital que atienda "personas" y no " números"....

Porque vos, niño Dios, transformás todo en Amor. Claro... necesitás que en esta navidad pongamos un "regalo" en tus manos chiquitas...
Y si los argentinos en esta Navidad pusiéramos en tus manos nuestros corazones?...
Ahí sí.... Veríamos el primer milagro: Que vos vendrías a VIVIR en medio nuestro.
La navidad, queridos amigos de la Asunción de La Virgen y de Virgen del Carmen.... No es algo que pasó sólo hace 2000 años...
La Navidad es DINáMICA..... obra de Dios y nuestra.....

Felicidades a todos y a cada uno....ah... y no te olvidés de poner tu regalo en las manos de ese niño, a quien Maria cuidará.

P. Ramón

Mensaje de Navidad

"PROYECTO NECESIDAD MáS URGENTE" N+U

La Fundación Necesidad más Urgente (N+U) tiene como misión: "Prestar ayuda concreta a personas sin recursos, buscando aliviar sus necesidades urgentes y, tomando como eje central la educación, lograr mejorar su calidad de vida en forma sostenida." Es necesario atender lo urgente mientras dure el estado de necesidad, pero sin descuidar lo fundamental, la educación.

Hace pocos días atrás, voluntarios de la fundación se reunieron en la parroquia para embalar las donaciones que acerco la comunidad y que serán enviadas a escuelas de la provincia de Tucumán.

Embalaje de Donaciones N+U Embalaje de Donaciones N+U Embalaje de Donaciones N+U Embalaje de Donaciones N+U

TARDE DE JUEGOS EN FAMILIA 2014

Queridas familias:

Queremos agradecerles todo el apoyo recibido para poder realizar la "Tarde de Juegos": a los que donaron premios, a los que armaron los stand, a los que inflaron los globos, a nuestros alumnos del Centro de Estudiantes y a los alumnos que pertenecen a los grupos de jóvenes de la parroquia, a los parrilleros (padres de alumnos y exalumnos), y a todos lo que vinieron ese día.
Todo ayudó para que fuera una verdadera fiesta: la calidez de la tarde soleada, el encuentro familiar y con amigos, la diversión compartida, el entusiasmo y la alegría de los chicos.

Muchas gracias a todos.

Consejo Directivo del Colegio y Consejo Parroquial de Pastoral

Monaguillos: "Los Amigos de Jesús"

Octubre de 2014

Querida comunidad de la Asunción, queremos compartir la alegría que tenemos por cumplir un año más formando monaguillos, y nuestro propósito de perseverar en ésta tarea, haciendo nuestro trabajo con alegría, respeto y cariño, para poder seguir creciendo, necesitamos de la ayuda de Jesús, de los padres de los monaguillos, a quienes agradecemos por acompañar a sus hijos a los encuentros semanales y a las misas, y a toda la comunidad que siempre nos apoya y alienta a seguir, a los que nos ayudaron con la imagen de San José , a los que nos facilitan los materiales con los que trabajamos en cada encuentro, a todos lo que de alguna manera nos ayudan. Queremos agradecer especialmente al P. Ramón por confiar en nosotros y permitirnos preparar a los chicos. Recemos por ellos para que puedan seguir siendo fieles a Jesús y puedan descubrir cuanto los ama.Que todos podamos descubrir que Jesús es misericordioso y nos ama!!!!

Los coordinadores Alejandro Wehner y Ana Gómez

Me encanta ir al grupo de acólitos los viernes y ayudar en las misas. La paso siempre genial!!! Gaby.

Hola , Soy Lucia y soy acólita a mi me encanta porque se que eso me hace bien, y se lo recomiendo a los Chicos es muy lindo acolitar.
Y gracias a Ana y Alejandro tengo ese recuerdo tan lindo.

Este año nos acompañaron:

Acolitos 2014

Fiestas Patronales 2014

Fiestas Patronales - Misa de la Asunción de la Virgen 15/8/14.

Fiestas Patronales 2014 Fiestas Patronales 2014 Fiestas Patronales 2014 Fiestas Patronales 2014 Fiestas Patronales 2014 Fiestas Patronales 2014

Mensaje del Obispo Mons. Oscar Ojea



Mensaje del Obispo Mons. Oscar Ojea con motivo del fallo unánime del Tribunal Federal Penal 26, que sentenció que Monseñor Enrique Angelelli fue asesinado.

Queridos hermanos:
Ha pasado el 9 de julio un poco envuelto en la pasión del futbol, pero sin embargo no nos aleja de este camino al bicentenario de la patria a celebrarse en el 2016 en Tucumán.
Para la preparación del congreso Eucarístico del 2016, los Obispos hemos propuesto un bicentenario sin pobres y sin excluidos. Pienso sinceramente que lo que se dio en La Rioja días pasados con motivo del fallo unánime del Tribunal oral federal penal 26 que sentencio que Mons. Enrique Angelelli fue asesinado, es un momento fundamental para tomar conciencia de lo que significa caminar hacia el bicentenario.

Tenemos que decirnos la verdad como Nación. La reconciliación que buscamos supone la verdad. Y nosotros como Diócesis de San Isidro queremos unirnos íntimamente a todo el pueblo de La Rioja, a su clero y a su obispo, Mons. Marcelo Colombo.

Quería decirles que había sido invitado personalmente a participar con él de la Misa y me uní espiritualmente a él y a toda su comunidad. Conocí a Mons. Angelelli siendo yo muy joven, tenía 20 años, era seminarista. Recuerdo la hospitalidad con la que me recibió en el obispado, me atendió prácticamente, me dio el desayuno, participamos de la Misa temprana. Yo era simplemente un seminarista que viajaba a dedo en aquel tiempo, por distintos lugares del país.
Y realmente me atendió con una bonhomía notable, con su sotana, con su sonrisa, era realmente un hombre muy "campechano" y sencillo.

Nosotros queremos compartir esta frase de la homilía de Mons. Colombo días pasados: "como cristianos no ansiamos venganzas ni cultivamos el odio y el rencor, plenamente identificados con los sentimientos de Cristo, esperamos justicia para que esta sociedad que conformamos conozca la verdad. Dios conduce la historia y sabemos que siempre fracasan los intentos de los prepotentes que matan el cuerpo pero que no pueden matar el alma. De Cristo resucitado hemos aprendido que la vida siempre tiene la última palabra".

Queremos unirnos de corazón al paso que ha dado el pueblo de La Rioja y resuenan todavía en nuestros oídos las palabras del Papa Francisco, cuando siendo Arzobispo de Buenos Aires presidió la Misa del 30º aniversario del asesinato de Mons. Angelelli. Decía así, el entonces Cardenal Bergoglio: "pienso que ese día alguno se puso contento, creyó que era su triunfo, pero fue la derrota de los adversarios. Uno de los primeros cristianos tenía una frase linda: sangre de mártires, semillas de cristianos.

Sangre de estos hombres que dieron su vida por la predicación del Evangelio es triunfo verdadero y hoy clama por vida en esta Iglesia riojana que hoy es depositaria".

Con la figura del Cura Brochero que hemos celebrado hace pocos meses, queremos unir a esta santidad, la de nuestro hermano querido Mons. Enrique Angelelli que entregó su vida consagrada al servicio de su pueblo especialmente el de los más pobres.

No quería dejar pasar este tiempo sin unirme espiritualmente como Diócesis a todo ese querido pueblo riojano.

Que Dios los bendiga
Monseñor Oscar Ojea
Obispo de San isidro

La Seguridad: Cuidado de todos, en especial de los más vulnerables

Noviembre de 2016

Obispado de San Isidro

Estimados amigos y amigas:

Les escribo esta carta para compartir con ustedes algunas reflexiones sobre una preocupación común: la inseguridad que vivimos y el modo en el que nuestras comunidades están atravesando esta dolorosa situación. Preocupado por acontecimientos que suceden en la diócesis y en otros lugares del país, quisiera aportar desde la mirada de la fe algunos elementos para el diálogo fraterno sobre este tema de gran relevancia social.

Por un lado, vivimos la amenaza diaria de hechos de inseguridad en nuestras calles y en nuestras casas. Tenemos miedo. Este miedo condiciona nuestras rutinas. No se trata sólo de robos sino que se pone en juego la vida, como si ya no valiera nada. En casi todas las familias hay alguien que ha sido robado, atacado o golpeado... Expreso mi solidaridad hacia las víctimas de estas formas de violencia, quienes muchas veces se sienten indefensos y con pocas posibilidades de que se haga justicia. Además, quienes delinquen muchas veces están armados y frecuentemente lo hacen bajo los efectos del consumo de drogas.

Por otro lado, frente a la escalada de inseguridad, algunas personas tienen armas en sus casas y esto ha provocado también muertes. Las fuerzas de seguridad son requeridas para actuar en estas situaciones y sabemos que muchos de sus integrantes exponen su vida valientemente al hacerlo, haciendo honor a su profesión. Sin embargo se han dado situaciones de exceso en la violencia represiva, a veces por falta de experiencia y a veces por falta de formación. Personas de nuestras comunidades más vulnerables relatan episodios de “gatillo fácil” y de haber recibido brutales golpizas. Estas noticias no siempre salen en los medios de comunicación. Necesitamos fuerzas de seguridad respetadas y apreciadas por la comunidad.

Todos, de alguna manera, sufrimos la inseguridad. Pero los que más la sufren son los más pobres, los que viven en barrios más alejados y periféricos. Muchos de ellos viven aterrados, con mucho miedo de hablar, experimentando la soledad y, sobre todo, la desprotección.
Como todos ustedes, los sacerdotes de la Diócesis y yo, pensamos mucho en estas cosas y buscamos los modos de acompañar un proceso de transformación de esta realidad.
¿Cómo iluminar esta problemática desde la fe para encontrar juntos una salida? Estuve releyendo la Carta Pastoral que Mons. Casaretto envió a toda la diócesis en 1999. La Carta se llama: “Seguridad, ¿Para todos?”. Pueden encontrarla en http://www.obispado- si.org.ar/seguridad-para-todos/
Recomiendo su lectura.
Hay tres aspectos que les propongo que consideremos especialmente en esta oportunidad: la dignidad de la persona frente a la cultura del descarte; el concepto de “cuidado” y, por último, los aportes que podemos hacer para una política de seguridad desde el concepto del "cuidado".

A: La dignidad de la persona frente a la cultura del descarte>

Nos dice el Papa Francisco: “En las condiciones actuales de la sociedad mundial, donde hay tantas inequidades y cada vez son más las personas descartables (... la opción preferencial por los pobres) implica sacar las consecuencias del destino común de los bienes de la tierra, pero, como he intentado expresar en la Exhortación apostólica Evangelii Gaudium, exige contemplar ante todo la inmensa dignidad del pobre a la luz de las más hondas convicciones creyentes. Basta mirar la realidad para entender que esta opción hoy es una exigencia ética fundamental para la realización efectiva del bien común.” (Laudato Si, No 158)

Las palabras del Santo Padre nos hablan del valor de la vida siempre y en toda circunstancia. El fenómeno de la exclusión social abarca aspectos educativos, habitacionales, familiares-vinculares, laborales, de salud, etc. A todas estas carencias hay que abordarlas integralmente. Son muchas las historias de personas –en especial los jóvenes- que delinquen por y para poder seguir consumiendo drogas. Este flagelo los ha dejado cautivos de esta situación y sienten que su vida –y por lo tanto la de los demás- no tiene ningún valor. Por eso es necesario llegar a la raíz de la exclusión para poder caminar juntos hacia una sociedad pacificada en la que todos tengan su lugar.

Existe también una forma de violencia que es causa fundamental de la inseguridad y que muchas veces no la percibimos porque la hemos “naturalizado”: Se trata de la violencia generada por la inequidad socioeconómica entre sectores que están muy próximos en el espacio, pero muy alejados en cuanto a la realidad que les toca vivir cotidianamente. Esto incluye las situaciones de derroche que se muestran especialmente violentas a los ojos de quienes sufren graves necesidades.

Estos tipos de violencias sociales quiebran la fraternidad. Y nos dividen. Rompen el vínculo que tenemos con los otros. Esta actitud está representada en la Biblia por las palabras de Caín, cuando el Señor le pregunta: “¿Dónde está tu hermano?” y él responde: “¿Soy yo acaso el guardián de mi hermano?” (Génesis 4,9). Así lo dice también el Papa Francisco en Evangelii Gaudium N° 59: “Hoy en muchas partes se reclama mayor seguridad. Pero hasta que no se reviertan la exclusión y la inequidad dentro de una sociedad y entre los distintos pueblos será imposible erradicar la violencia.”

B: El concepto de “cuidado”

Frente a la cultura del descarte el Papa propone otra lógica, la del cuidado de la vida. Se trata de cuidarnos unos a otros pero no en contra de terceros, sino incluyéndolos, procurando para todos el acceso a la tierra, al techo y al trabajo.
En nuestra cultura, el modelo del cuidado lo buscamos en la madre. Tomando esa referencia, debemos potenciarla como modelo para el cuidado social: así como en una familia la madre se hace cargo de todos sus hijos, en especial de los más vulnerables, del mismo modo, como sociedad debemos hacernos cargo de todos los hermanos, sobre todo de los más frágiles.
Estamos lejos de vivir este estilo de cuidado como sociedad. Tenemos niños viviendo en la “intemperie social”: crecen solos, no se educan, no festejan el cumpleaños y nadie les lee un cuento...
Esta forma de entender el cuidado mutuo se funda en nuestro profundo vínculo fraterno. Nuestra fe nos dice que Dios es nuestro Padre y que cada ser humano es mi hermano, mi hermana y por lo tanto digno de ser cuidado/a y acompañado/a.

C: Aportes a una política de seguridad desde el concepto del “cuidado”

Obviamente, un programa integral de seguridad supone mucha inversión de tiempo y dinero y la necesidad de un consenso que sea fruto de un diálogo abierto, sincero y comprometido con la realidad.
Sin embargo en este tiempo crítico es clave trabajar mucho en la formación y capacitación de nuestras fuerzas de seguridad. Es preciso prepararlas adecuadamente para la misión tan delicada que se les asigna: el cuidado de la vida y de los bienes de las personas que viven en su comunidad. Sobre este tema me permito compartirles algunas observaciones desde la experiencia pastoral:

1. Es necesario lograr vínculos confiables entre las fuerzas de seguridad y el resto de la sociedad, por medio de una cercanía humilde, respetuosa y servicial.
2. Me parece importante que, además de los organismos institucionales de control, haya algún tipo de observatorio integrado por vecinos y organizaciones sociales autónomas que puedan acompañar y auditar su funcionamiento. Si bien las observaciones no serían vinculantes, las autoridades deberían estar muy atentas a los comentarios y aportes que reciban por parte de estos vecinos y organizaciones.
3. Es importante también la calidad y madurez humana de los aspirantes, porque como sociedad les estamos otorgando un poder que incluye el manejo de un arma. Esto puede ser peligroso en personas no preparadas y puede derivar en abusos de autoridad.
4. Debemos trabajar sin prejuicios. No podemos mirar a nuestros jóvenes en estado de riesgo social como si se tratara de vagos, inútiles, adictos y peligrosos, y mucho menos meter a todos “en la misma bolsa”. Incluso quienes delinquen, en muchos casos, han sido víctimas de un sistema social y cultural que los ha descartado y sufren las consecuencias de una pobreza estructural que tal vez viene de varias generaciones de padres sin un trabajo estable. Detrás de esta realidad que padecen desde niños, debemos mirar al joven lleno de capacidades aún no desarrolladas, de anhelos y dolores no escuchados, de frustraciones y estigmatizaciones. Es un “capital humano” no visualizado ni aprovechado por la sociedad.
5. Es fundamental proveer el equipamiento y la retribución adecuada para las fuerzas de seguridad en atención al propio cuidado, a la dignidad de su trabajo y a la delicada función que cumplen en la sociedad.

Conclusión: construyamos el diálogo social

Estas reflexiones sólo pretenden ser una invitación a iniciar un diálogo abierto y sincero. El tema requiere una reflexión serena y equilibrada con mucha franqueza y capacidad de escucharnos. Este diálogo no puede ser reducido a una lógica de intereses políticos electoralistas o de sectores de poder, manipulando el drama de la violencia para ver quién se beneficia o a quién se perjudica. El aporte de la Iglesia no puede ser interpretado desde esas lógicas.
Al encontrarnos cerca de la Navidad, que es un tiempo privilegiado para pedirle al Niño Dios el Don de la Paz para nuestra Patria y nuestras familias, los invito a seguir trabajando, reflexionando y rezando para que el Señor nos ayude a enfrentar estas realidades que tanto nos afligen y encontrar caminos de solución.
María de Luján, Madre de los argentinos, siempre cercana a nuestros dolores y preocupaciones, nos acompañe con su intercesión. Con mi fraterna bendición.

Oscar V. Ojea
Obispo de San Isidro

Para reflexionar personalmente o en comunidad

Les dejo unas preguntas para pensar y profundizar en el tema de la carta

1. Probablemente alguien cercano a mí o yo mismo/a, hemos sufrido algún episodio de violencia o inseguridad: ¿cómo ha influido esta situación en mi modo de pensar y en mis costumbres?
2. ¿Alguna vez tuve que sufrir una injusticia; cuándo y cómo me sentí? ¿Pienso en las personas que son continuamente objeto de injusticia?
3. ¿Cómo podemos ayudarnos mutuamente para cuidarnos mejor?
4. El Papa dice que muchas personas son consideradas “descartables”. En nuestro país ¿cuáles son las personas que me parece que son consideradas descartables y por qué?
5. ¿Qué puedo hacer yo desde mi lugar (mi barrio, mi trabajo, mi familia) para dar una oportunidad -aunque sea pequeña- de trabajar, de estudiar, de recibir afecto, de poder dormir en una cama, de curarse adecuadamente de una enfermedad, a alguna persona que a mi parecer no haya tenido ninguna oportunidad?

Celebrar el año de la Misericordia

El Papa Francisco nos invita a celebrar el Jubileo de la Misericordia dejándonos sorprender por Dios, abriéndonos a su amor para que este tiempo se convierta en un año de Gracia y Esperanza. Comenzó el 8 de diciembre del 2015 y concluirá el 20 de noviembre de este año.

Nuestro Obispo Auxiliar Mons. Martín Fassi nos dirige el siguiente mensaje:


Misericordia

La palabra de Dios en la primera Carta de San Juan nos dice "Dios es amor". Es lo mismo decir Dios es misericordia, el nombre de Dios es misericordia. El Papa Francisco cuando nos invita a celebrar un Año de la Misericordia, nos invita a celebrar el corazón de Dios, que es misericordia.

La palabra de Dios para decir que es misericordioso no tiene una palabra tiene una expresión, Dios tiene entraña de madre y cuando Dios siente algo por el hombre, lo siente en sus entrañas.

Dios es así, estamos invitados en este año de la misericordia a volver a Dios que es volver al corazón de Dios y para conocer bien este corazón de Dios, este corazón se hizo hombre en Jesús, por eso Jesús, Jesucristo es el rostro de la misericordia de Dios padre.

¿Queremos saber qué es la misericordia? Miremos a Jesús. Queremos saber ¿cómo practicar la misericordia? Miremos los gestos y las palabras de Jesús.
Pero no es que nosotros tenemos que practicar la misericordia, primero tenemos que descubrir en nuestras vidas concretas de cada día de nuestra historia como Dios, El Padre es misericordioso con nosotros.

Si pudiéramos descubrir la presencia de la misericordia de Dios a lo largo de nuestra vida nos nacería desde adentro un impulso agradecido y un deseo enorme de practicar la misericordia con los demás.
Es como decir, Si Dios ha sido tan bueno conmigo ¿Cómo yo no voy a ser tan bueno con los demás?
No me nace por obligación sino por gratitud.
Celebrar el Año de la Misericordia es celebrar la acción de gracias de la misericordia de Dios para con el mundo que tanto lo amó que dio a su propio hijo. Para que nosotros también desde el corazón sepamos entregarnos.

Practiquemos a la misericordia como Jesús, porque Jesús practica la misericordia con nosotros y entonces podremos ir recuperando lo que tanto deseamos, la amistad social. Lo que tanto deseamos, estar con Dios y cerca de los hermanos.
(*) Obispo Auxiliar de la Diócesis de San Isidro.



Mensaje de Mons Fassi para el Día del Maestro


8 de mayo - Día de Nuestra Señora de Luján

(*) Por Mons. Martín Fassi

8 de mayo, Día de Nuestra Señora de Luján, Patrona de la Argentina.

El amor del pueblo argentino por la Virgen que se hizo presente en la Villa de Luján y quiso quedarse; quizá sea esta es una de las cosas más lindas que apreciamos de la Virgen: que se quedó con nosotros.

Nos gusta agradecer a una persona que nos ha ayudado mucho, sobre todo en algún momento difícil; a esa persona le decimos: “Gracias por estar”. Una de las cosas que más valoramos de los amigos o de las personas que nos quieren, es que están al lado, que están cerca”.
El pueblo argentino reconoce a la Virgen como la que siempre está.

El Evangelio nos recuerda, cuando el Ángel le anuncia  a María, y le pregunta, si está disponible para ser la madre del Señor, para hacer posible que Dios se haga carne; se haga historia; se haga tiempo, se haga lugar entre nosotros, y esto gracias a la disponibilidad de María que estuvo ahí.

María llega a decir: “Yo soy la servidora del Señor, que se haga en mí según tu palabra”.
¡Qué bueno que es esta disponibilidad de María! ¡Qué bueno que es cuando nos encontramos con alguien que está siempre disponible, que nos inspira confianza y acerca de quien podemos decir: “Yo a esta persona le puedo pedir un favor; yo a esta persona le puedo pedir este consejo; yo sé que esa persona va a estar ahí si lo necesito”.  Eso crea para nuestra vida un ambiente de muchísima confianza.

María es la que está ahí en nuestra historia, para inspirarnos la confianza en Dios que está presente en nuestra historia, que no la vamos haciendo nosotros solos.

Pero María para estar disponible pregunta: “¿Cómo puede ser esto? ¿Cómo puedo ser madre si no convivo con ningún varón?”.
María no pregunta sospechando ni dudando; ella pregunta asombrada. Es la pregunta de quien quiere profundizar en lo que está ocurriendo. Por eso María cuando nos acompaña como pueblo nos ayuda a que nos preguntemos acerca de la situación que vamos viviendo, pero con la confianza de saber que hay alguien en la vida, que hay alguien en la historia que nos va acompañando.

Nuestra historia personal, nuestra historia comunitaria no sucede porque algunas fuerzas ocultas la manejan, sino porque hay una fuerza, que se nos muestra, que se nos manifiesta, que es una fuerza de amor, es una fuerza amante: es otra vez el Dios que nos acompaña y que está.

Esto es lo bueno de la Virgen: nos presenta el signo visible de que
Dios está con nosotros, haciendo la historia. Y la historia entonces no tiene un trágico final; la historia no está manejada por fuerzas que nosotros no podemos controlar, como si fuéramos esclavos o títeres de una fuerza oculta que no nos obliga a tener que adivinar el futuro para que estas fuerzas no nos dominen, sino que es una fuerza de amor que nos va ayudando a hacer juntos la historia: uno poniendo lo mejor y Dios poniendo todo lo suyo, para hacer juntos una historia en la que vamos ganando en libertad; en la que vamos creciendo como personas; que nos va dignificando porque podemos elegir, y que además nos ayuda a trabajar para que cada uno pueda elegir su propia historia de la mano de Dios.

Que María nos ayude a preguntarnos: ¿Cómo puede ser esto?, y profundizar en lo que vamos viviendo pero con una pregunta que surja de la confianza de que Dios está con nosotros.

(*) Obispo Auxiliar de la Diócesis de San Isidro

Fuente:http://www.obispado-si.org.ar